Secciones

martes, 23 de noviembre de 2010

Inaceptable

Sesenta y cuatro mujeres fallecidas víctima de los malos tratos en España debe catalogarse como una cifra inaceptable, no como una cifra elevada. Incluso una víctima sería inaceptable en un país como España en pleno 2010, aunque la realidad del país, una vez más, va muy por detrás de los tiempos que corren.

Realmente es complicado pensar cómo alguien puede romper unos lazos familiares o afectivos de manera tan cruel. Algunos de ellos recuperan una breve capacidad de raciocinio y se quitan del medio, eso que gana la sociedad, pero el maltratador sigue siendo una especie bastante común en España, ocultos entre una sociedad que clama por una lacra que parecía disminuir el año pasado pero se ha revelado aún muy impregnada.

Para combatir la violencia de género no resulta de mucha ayuda el hecho de que el primer Ministerio de Igualdad de la historia del país haya pasado a ser una simple secretaría de Estado. Realmente no había igualdad en España, por lo que sigue siendo necesario la existencia de un ministerio de este tipo para defender a esas personas que sufren por razón de sexo; hay que recordar que el derecho a la igualdad está recogido en la Constitución.

Casualmente ha sido pasar a un segundo plano el ministerio que dirigía Bibiana Aído para que las primeras planas estén copadas por comentarios no impropios, no desafortunados, sino machistas e inaceptables, caso de Salvador Sostres o Sánchez-Dragó, que han venido a demostrar que en sus pensamientos está muy latente una concepción de la mujer de siglos pasados. Además, el hecho de que sus declaraciones (no me olvido tampoco del alcalde de Valladolid) sean propiedad de personas consideradas intelectuales y formadas, no hace más que legitimar el pensamiento de esos otros machistas que no han tocado un libro. Si ellos lo son, ¿por qué tengo que dejar de serlo yo?

Y quienes tienen que clamar, callan. No sólo con el ministerio desaparecido, sino con personas que tienen la capacidad de sancionar esos comportamientos y pasan de puntillas por el asunto. Isabel San Sebastián e Isabel Linares, directora del programa Alto y Claro y directora general de Telemadrid, respectivamente; han tenido la oportunidad de dar un mensaje a la sociedad poniendo en evidencia a Sostres y Sánchez-Dragó. Primero, como responsables del programa y de la cadena en la que los dos interfectos trabajan; y segundo, como mujeres con cargos relevantes. Muchas víctimas de la violencia de género estarán lamentando su no menos lamentable silencio.

El 25-N se celebra el Día contra la Violencia de Género, pero mucho me temo que, aparte de la palabrería que en ese día se produzca, la situación en España no cambiará, y se seguirá mirando con regocijo los vídeos propagandísticos de las elecciones catalanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario